Cómo superar la muerte de tu perrhij@

julio 28, 2016, In: Daliamente
0

Cuando una persona cercana a nosotros muere, el vacío que nos deja es indescriptible. Generalmente todo depende de qué tan profundo haya sido el vínculo, eso es lo que define cómo nos sentiremos por días o por meses, ¿qué sucede en el caso de una mascota? Aunque parezca raro, las relaciones profundas no sólo las establecemos con seres de nuestra propia especie, también con nuestras mascotas, y más cuando estos pequeños llegan a ser un miembro más de nuestra familia o bien, nuestros perrhijos.

Y es que un perrhijo es algo más que una mascota, es “alguien” que le da sentido a nuestra vida, un pequeño a quien amamos profundamente porque siempre está ahí para nosotros, en las buenas y en las malas, alguien que nos acompaña todos los días a hacer ejercicio o que está a nuestro lado cuando no queremos saber de nadie y sólo queremos ver películas en Netflix.

Paseando a Charly #daliabaufer #instagood #instapet #ilovedogs #bigdog #domingofodongo

A photo posted by Depa De Soltera (@depadesoltera) on

Cuando un perrhijo muere, la sensación de vacío que nos puede dejar puede ser igual a la que deja un ser humano, el dolor que se siente al perder a quien nos ha acompañado durante tantos años y que nos ha dado un amor y lealtad incondicional, resulta difícil de superar, por lo que decir adiós, cuesta más de lo que podemos imaginar.   Como sé que muchos solter@s tienen perrhijos, decidí escribir este artículo por si alguno de ustedes está pasando por este triste momento. Les comparto algunos cosas que deben hacer para que el proceso de despedida sea más sencillo y sin tanto dolor.

Aceptar la pérdida. El primer paso para dejar ir es aceptar que él o ella ya no estarán, que el ciclo de la vida es así y que todo tiene un principio y un fin. Conviene que te quedes con los momentos buenos que viviste con él, lo que te ayudó a crecer, lo mucho que lo amaste. Al principio quizá te costará entenderlo, pero el tiempo te ayudará a comprender este momento.

Deja libres tus emociones. Llora si es necesario, pero que esto no controle tu vida; siente y vive el dolor que hay dentro de ti y no te hagas la fuerte. El llanto es una manera de dejar ir todo el sentimiento que nos genera la pérdida. Expresa lo que sientes y compártelo con las personas que quieres, verás que no estás sola.

 

Despídete de tu ser querido. Puedes hacerle un entierro o una especie de ritual de despedida. Escribir una carta y darle las gracias por todo lo bueno que te dio y por todo lo aprendido, esta es una manera de honrar a ese pequeño que te dio tanto amor incondicional.

Entender las etapas del duelo. Superar la muerte de tu perrhijo es un proceso y superarlo lleva su tiempo, conviene entender que puedes vivir tres etapas: aceptación, entendimiento y soltar. Es como cuando te haces una herida, al principio te dolerá mucho y quizá tarde mucho en cicatrizar, pero al final el dolor habrá desaparecido y la piel nacerá otra vez.

Ramona y sus ojitos tiernos. #dog #petfriendly #office #instapet #daliabaufer A photo posted by Depa De Soltera (@depadesoltera) on

 

Cuida tu salud. El no superar la pérdida puede ocasionarte problemas de salud, trastornos o depresión, y aunque por muy raro que suene, hay personas que necesitan acudir con un especialista. Si este es tu caso, no te sientas mal, recuerda que es de valientes aceptar que no podemos con la situación.

 

No adoptes para sustituir. Tómate tu tiempo, espera a que el duelo pase y una vez que hayas aceptado y comprendido la muerte de tu perrhijo, estarás preparada para adoptar a otro pequeñín y brindarle todo ese cariño y amor que sólo tú puedes dar.

  Balú Bon Bola. #pet #petfriendly #dogsofinstagram #dog #doggy #instapet #dogoftheday #Balú #animals   A photo posted by Depa De Soltera (@depadesoltera) on

Continúa haciendo cosas que normalmente hacías, como salir con tus amigos, ir al cine, salir a correr. No pierdas las ganas de vivir y date permiso para descansar y divertirte, con el paso del tiempo poco a poco podrás soltar y te quedarás únicamente, con los momentos especiales que viviste con él.