El foco mas caro de la historia

octubre 10, 2017, In: Daliamente
2
Por: Sara Cisneros

Es difícil decir que uno es completamente independiente de sus padres aunque nos sintamos muy adultos; hace casi 3 años decidí vivir sola y tanto mi padre como mi madre estuvieron de acuerdo y me ayudaron en cada proceso para encontrar y habilitar mi nueva vivienda, todo un estira y afloja pero al final siempre respetaron mis decisiones.

Iniciar una vida de soltera independiente me pareció todo un reto con muchas ilusiones y deseos de demostrar que realmente podía hacerme responsable de una vivienda y conjugarlo con mi empleo y demás actividades. Me ha pasado de todo, mayormente han sido descuidos y sólo se necesita un minuto para que suceda algo peligroso. Hace poco más de 4 meses me accidenté cambiando el foco de mi baño y me rompí un ligamento de la rodilla …( no se rían, a todas nos puede pasar)  por un simple descuido y por pensar que “no pasa nada”. Cualquier cosa se nos puede llegar a ser muy fácil… “me subo aquí”, ” pongo este clavo acá” , ” arreglar una tubería.. eso es fácil!”; siempre hay que acudir a profesionales o por lo menos alguna persona de confianza que pueda auxiliar en esos aspectos que no dominamos, sobretodo  si miden menos de 1.55 mts como yo.

Derivado de mi accidente me sometieron a cirugía y varias terapias de rehabilitación física,  por lo que tuve que regresar a casa de mis padres, ya que mi casa es de 2 plantas y no podía subir escaleras. Estar en cama, inmóvil, dependiente de otras personas y sobre todo… de vuelta al lugar donde saliste, hace valorar mucho más la salud, meditar sobre los riesgos y extrañar tu propio espacio y tu libertad; fue muy difícil debido a que ya no sentía la casa de mis padres como mía aunque haya vivido ahí más de 28 años.

Después de 5 meses vuelvo a mi casa de soltera, mucho mas consiente y con una lección aprendida; chicas no esperen a romperse un ligamento como yo, sean cuidadosas, todo aquello que pensamos que no nos puede pasar, pasa y mucho más frecuente de lo que podemos imaginar. Hay que tener siempre un kit de emergencias, directorio de vecinos, y un plan para cualquier contingencia.

¡Ámense mucho, cuídense, cuiden su casita y sean felices en el proceso!

There are no comments yet. Be the first to comment.

Leave a Comment