Más verduras menos carne

noviembre 4, 2015, In: Daliamente
1

Todo comenzó con un “Meatless Monday” o lo que es lo mismo: “Un Lunes sin carne”. Una idea que al principio me pareció divertida y, de cierta manera, un reto que tarde o temprano me tenía que tocar a mí; ya que la nueva corriente que te dice qué comer, o más bien, qué NO comer está en todos lados y en boca de todos; en Facebook, Twitter, en los blogs más naturistas, revistas, comerciales de televisión, gente bonita anunciándolo, etcétera.

Torta Juana cubana

 

Y no está mal, o sea, yo sé que sus intenciones son buenas, pero ¡ahora resulta que todo es malo para tu cuerpo y que todo da cáncer! Entonces hoy en día nos la vivimos en el malviaje, leyendo detenidamente la etiqueta de cada producto en el súper antes de comprarlo y aprendiendo términos como “sin gluten”, “green smoothie”, “hidropónico”, “detox”, “orgánico”, “antioxidantes”, entre otros.

pan comido 3

Invadidos por un miedo impresionante entre tanta advertencia y gastando mucho dinero porque, aparte de todo, están carísimos… Vaya que la salud cuesta. Y yo lo admito, de cierta manera sí comprendo toda esta onda, pero siento que a veces exageran y ya hasta lo usan como una estrategia para vender.

Entonces, ¿qué vamos a hacer? Pues miren, primero que nada relajarnos, porque el estrés también hace daño a la salud y hasta te puede sacar arrugas (o al menos eso me decía mi abuela) y más importante, hacer lo mejor que se pueda: No pressure.

Pan comido 2Fue entonces cuando decidí empezar por una sola cosa: comer menos carne y más verduras, por lo que tuve que investigar los mejores restaurantes vegetarianos en el D.F. para ir con mis amigas y no perder mi vida social en el intento.

El primero al que fui fue “Pan Comido”: ¡Está delicioso! Jamás había visto tantos colores naturales y brillantes en la comida de mi plato; el aguacate, zanahoria, betabel, tomate, etcétera… ¡Ah! y algo nuevo con más proteínas que la carne que se llama quinoa. Es cierto que mientras más color tenga la comida más saludable es.

Luego fui a uno que es considerado el mejor: Cate de mi corazón, donde hay desayunos que te hacen agua la boca y así es ¡sin carne! Y yo que antes creía que una comida no estaba completa sin un buen trozo de carne, pero ahora no estoy tan segura.

Pan Comido

Cuando ya se enteraron unos amigos de mi clavadez, me llevaron al mero mero, al pionero de los restaurantes vegetarianos: “Yug”, el cual tiene un buffet que ¡para qué les cuento! Sopas, crepas y lasañas vegetarianas, ¡Mmm!

Fue entonces cuando se me pegaron estos buenos hábitos y hasta comencé a ir a comprar una que otra cosita a “The Green Corner” y a echarme un jugo orgánico/antioxidante delicioso al clásico que no puede faltar de la Roma, “La Buena Tierra”, donde hay un poco de todo y para todos, ya que si tiene carne, pero sin hormonas 😉

¿Entonces qué les parece? Anímense a ponerle más color a sus platos, salvar uno que otro animalito y de paso dar más años a su vida.

 

 

Instagram