¿Me voy a quedar soltera para siempre?

junio 1, 2017, In: La covacha
1

I. ¿Me voy a quedar soltera para siempre?

Una de las inevitables situaciones por la que pasé en el depa fue lidiar con la soledad inmensa y el silencio intenso que traspasaban las paredes de cada uno de los cuartos de un domingo por la tarde, donde sabía que nadie iba a tocar el timbre y que el teléfono no sonaría en todo lo que restaba del día. Me ponía a ver una peli o a hacer algo que mantuviera mi mente lejos de cualquier telaraña mental, pero a veces, en medio de esa soledad, era inevitable que brotarán las preguntas: ¿Me quedaré sola para siempre?, ¿y si todos los domingos del resto de mi vida son iguales?, ¿si no encuentro con quién compartirlos?

giphy

Cada vez que pasaba el tiempo, y aunque trataba de no pensar en ello, las preguntas golpeaban con más fuerza, pues los demás empezaban a presionarme, pues todo mundo espera que a cierta edad ya tengas novio o esposo, pienses en hijos y todo eso; todo mundo cree que es eso te hará sentir completa. La verdad es que no me lo creí del todo, sí, a veces extrañaba abrazar a alguien o que me mandarán un mensaje de buenos días con emoticones de corazoncitos, pero después de tantas experiencias amorosas fallidas, encontrar el amor se me hacía cada vez más difícil.

Hubo varias citas, cenas, salidas, pláticas, palabras al viento y por más que me esforzaba no conseguía encajar con alguien, no congeniaba o había algo, el más mínimo detalle, que me empezaba a molestarme de ellos, que si la forma en que hablaba era demasiado rápida, que si no combinaba los calcetines con los zapatos o simplemente sus gestos se me hacían pretenciosos.

Resulta que no me había dado cuenta de qué era lo que me pasaba, no sabía si era yo, me preguntaba constantemente ¿si no era buena para alguien?, ¿si iba a volver a encontrar el amor alguna vez? o si me iba a quedar sola, ¿cuántos gatos iba a tener?

II. No me quiero quedar sola, pero ¿qué me pasa?

No les voy a mentir, cada posibilidad de tener algo con alguien lo saboteaba y ponía mil y un pretextos para no tener una segunda cita o algo por el estilo, fue cuando me di cuenta que era yo la que no quería una relación. Después de percatarme de aquello, supe que mis malas experiencias en el amor me enseñaron a definir mejor lo que quería de una pareja.

Después de que el mundo se me iluminará, también sucedió lo siguiente: esos domingos sola en el depa ya no me pesaban tanto, de alguna manera empecé a disfrutarme, conocerme y convivir conmigo misma. Empecé a descubrir qué es lo que quería, lo que necesitaba y lo que me hacía feliz. Poco a poco encontrar a alguien pasó a segundo plano, porque ahora me tenía a mí. Tuve muy buenos momentos conmigo misma, se podría decir que hasta me caí mejor.

giphy-(1)

 III. Sola, pero no mal acompañada

Me dejó de preocupar por completo mi estado de soltera, la verdad es que tuve una racha de muy buena estabilidad emocional. Comprendí que no estaba mal tardarme el tiempo necesario para encontrar a alguien y rechazar a las personas que sentía no me iban a hacer feliz, sabía lo que me merecía. Sabía que yo era suficiente para mí misma y que no tenía que esperar a que alguien me llenara, porque yo ya estaba completa.

giphy (2)

Así sucedió, no lo voy a negar, en un principio me preocupaba el rumbo de mi vida, pero lo fui creando poco a poco. Quise compartirles mi historia, por si están pasando por esta crisis pensando que se van a quedar solas para toda la vida, pero no es así, tranquilícense, respiren profundo y disfruten de su soltería que nunca sabes cuándo se acabará.