¡Me voy de casa! (Cómo le digo a mis papás.)

julio 7, 2016, In: Daliamente
0

¡Ya estás lista! Ya encontraste el depa que tanto habías buscado, cuentas con un trabajo que te permitirá pagar la renta, haz conseguido una roomie estupenda y lo más importante, ya tienes la seguridad para irte de casa y dejar todas las comodidades, que no es fácil, créeme. Hasta aquí todo va muy bien, excepto cuando llega el momento de decírselo a tus padres, ahí sí no sabes qué hacer, y a pesar de que todo depende del tipo de papás que tengas, ya sea por que son muy sobreprotectores o muy liberales, darles la noticia siempre es un asunto complicado.

Pues no te preocupes, aquí te digo qué tienes que hacer para dejar el nido y que tus padres lo acepten sin tanto rollo. (Puedes tomar apunte).

 Habla con ellos y hazles entender que es un paso natural en la vida.

Como dice el dicho, “hablando se entiende la gente”, coméntales tu intención y el porqué de tu decisión. Sé que hay padres muy complicados y que puede que mamá lo tome bien, pero papá no, lo importante es que se sienten y hablen lo necesario para que entiendan que lo que necesitas, es ser independiente. También puedes partir del discurso de que es una etapa, un paso importante y necesario en la vida de cada persona y que hacerlo te ayudará a crecer. Otra cosa que puede funcionarte es poner como ejemplo, a personas en tu entorno que lo han hecho y han sido caso de éxito.

giphy

Ve diciéndoles poco a poco.

Tampoco puedes darles la noticia por sorpresa, tienes que avisarles mínimo tres meses antes. El primer mes puedes decirles: “he decidido irme a vivir sola, espero lo entiendan”; el siguiente mes, “necesito irme de casa por lo siguiente…” y el tercer mes: “papás, he encontrado un depa increíble, cerca de mi trabajo y muy seguro, ya tengo lo de tres meses de renta y el depósito” (ya sé, exageré un poco, pero podemos decir eso). Recuerda que sobre aviso no hay engaño, poco a poco tus papás se irán haciendo a la idea de que pronto dejarás el nido.

Haz las cosas bien, que vean que tienes un objetivo.

Esto es lo más importante, lo primero que te preguntarán es el porqué piensas dejar aquella vida cómoda y agradable, aquella habitación compartida con tu hermano menor, aquella… bueno tú me entiendes. Lo importante es que tengas un objetivo claro, por ejemplo, me iré a vivir sola porque necesito llegar temprano al trabajo; porque es tiempo de dar un paso en mi vida y necesito ver si puedo valerme por mí misma; porque necesito crecer profesionalmente y me están ofreciendo empleo en otro estado o país. Siempre es importante tener un objetivo, no cuenta el que te quieres ir “porque sí”, recuerda… quieres irte porque tienes un objetivo a corto o largo plazo y ese objetivo tiene un fin, no lo olvides.

shutterstock_320835392

Toma en cuenta a tus padres (que sean parte del proceso).

Cuando alguien se siente incluido para hacer algo, hasta cooperativo se pone. Así que haz partícipes a tus padres de esta decisión, pídeles consejos sobre el depa, incluso puedes pedirles que te acompañen a verlo, diles que te compartan tips sobre cómo administrarte para pagar los servicios o bien sobre qué color te recomiendan pintar las paredes del depa. El que los tomes en cuenta los hará sentirse valorados y a la larga, siempre podrás contar con ellos. Puedes comenzar diciendo: “es momento de dar un paso importante en mi vida y me gustaría contar con su apoyo…”

Ten paciencia al igual que ellos te la tuvieron cuando eras niño.

Quizá tus padres sean demasiado sobreprotectores o sean del tipo de familia muégano, ya sabes, aquella familia que quiere mantener a todos cerca y ¡ay de aquél que se quiera ir! A pesar de que vivas o no con este tipo de padres o familia, lo importante es que seas empático y les tengas paciencia, imagínate, para ellos tú eres una de las personas más importantes en su vida, y es que a veces el amor de padre es tan grande que es difícil dejar ir. Quizá en estos momentos te estés preguntando, “¿y si mis padres me chantajean emocionalmente o definitivamente no quieren aceptar mi decisión?”, lo que te puedo decir es lo siguiente: no eres un árbol, muévete y también trata de entender que así como eres empático, los demás también tienen que serlo contigo. Hay límites, y por muy doloroso que sea, si tu eres independiente y capaz de resolver tu vida, no tienes por qué soportar situaciones complicadas.

 

Al final puedes recibir mil respuestas, desde los que se oponen rotundamente, porque la única forma en la que quieren verte salir de casa es pedida y de blanco, los que te dicen “no estamos muy de acuerdo, pero te apoyamos” y hasta los que te ayudarán con la mudanza, porque ya te estabas tardando. Lo más importante es que hagas todo lo que esté en ti para hacer las cosas bien, procura no salirte peleada con tu familia. La decisión que tomes debe hacer feliz tanto a tu familia como a ti, pero sobre todo a ti, así que ánimo, te deseo todo el éxito del mundo.