¿Necesito darle una vuelta de tuerca a mi vida?

julio 4, 2017, In: Daliamente
0

A lo largo de la vida nos encontramos en diferentes escenarios, en los cuales siempre buscamos la felicidad perpetua, esa de la que todos hablan, pero nadie la conoce a ciencia cierta, muchas veces nos enfrascamos en buscar el trabajo ideal, la pareja perfecta, la casa de ensueño y seguimos un camino que, por conveniencia social o por presión propia, no nos hace muy felices, y sonaré súper hippie, pero… ¿De qué sirve tener seguir el camino que se supone es el correcto si realmente no lo disfrutamos?

Y es que no lo podemos evitar, la rutina de convertirse en adulto nos pega a todos, debemos ser “gente de bien” aunque sacrifiquemos nuestro bienestar emocional, sin embargo, eso no es una ley de vida y si tú no te sientes a gusto con lo que realizas actualmente es hora de hacer un cambio en tu vida, por eso aquí te dejo algunas señales que indican si necesitas darle una vuelta a la tuerca a tu vida.

Te sientes perdida o estancada

Estás en una reunión con amigos y te das cuenta que Fulano ya empezó la maestría, que Sutana ya se va a casar o que Mengano acaba de llegar de su viaje y se prepara para otro, y cuando te preguntan cómo va tu vida, tú sólo te limitas a decir “pues ya sabes, lo de siempre”. De alguna manera te das cuenta que el mundo sigue girando y tú te estás quedando atrás y no sabes cuál camino tomar. Sí, estas crisis existenciales suelen darse cuando algo en la vida no va del todo bien. Lo mejor es identificar eso que te está deteniendo para poder hacer algo al respecto.giphy

Sientes un hueco y no sabes con qué taparlo

Es levantarte todos los días y continuar con tu vida como si no pasara nada, pero la verdad es que no hay cosa que te haga sentir satisfecha, notas que a tu vida le hace falta sabor o que realmente el camino que has tomado no consigue llenarte al cien. Lo que debes hacer es preguntarte si el camino que elegiste para alcanzar esas metas es el que realmente quieres o si es la meta lo que anhelas, ya que muchas veces es fácil perder tus sueños, sin embargo, no es tan difícil recuperarlos e ir por ellos.

giphy (1)

Sientes malestares

Normalmente cuando algo no está yendo bien en nuestra vida es común padecer estrés en exceso, fatiga constante, insomnio o tristeza todo el tiempo y es que al dedicar la mayor parte del tiempo en algo que no nos produce ningún bienestar repercute en nuestra salud. Lo que puedes hacer es buscar una clase de yoga o meditación en donde te ayuden a encontrarte a ti misma, olvidarte de las cosas cotidianas y relajarte.

giphy (7)

Ya no sientes emoción

Te la pasas quejándote de las cosas de la vida, en vez de disfrutar los pequeños detalles como el agua tibia en la ducha, una buena taza de café o la plática interesante que pudieras llegar a tener con los compañeros del trabajo. Es decir, dejaste de emocionarte y de disfrutar de las cosas que te rodean, porque es más tu agobio. Bien, empieza por no ver todo gris, tal vez en alguna plática con alguien o en algún detalle mínimo de tu entorno encuentres de nuevo el sentido de tu vida.

giphy (2)

Vives como un robot

Básicamente tu día es levantarte, ir al trabajo, estar frente al monitor como autómata, cruzar una que otra palabra, regresar cansada del trabajo e irte a dormir esperando con ansias el fin de semana. Bueno, es hora de cambiar el chip, empieza por buscar una aventura, algún viaje, recorrer los museos de la ciudad. Recuerda lo que dicen, que la aventura es peligrosa, pero la rutina es mortal.

giphy (5)

Tu yo interior pide a gritos un cambio

Hay una voz en ti que constantemente te dice que no se siente feliz, que te pide que levantes la vista y te des cuenta de las cosas que no te están gustando de tu alrededor. No trates de ocultarla o callarla fingiendo que está todo bien, subiendo fotos al Facebook o Instagram. Debes tomar en cuenta cuándo fue que dejaste de escucharte, hazle caso a tu voz interior, te darás cuenta que no siempre está tan chiflada como crees.

giphy (4)

Ya no te sientes a gusto con lo que elegiste

Sí, puede llegar a pasar… tal vez a tus 18 años elegiste estudiar para ser administradora de empresas, pero a la larga te vas dando cuenta que eso no es lo tuyo, que tu verdadera pasión es la foto y andar del tingo al tango con tu cámara tratando de captar la esencia de la vida en una fotografía. Por eso si realmente crees que es necesario un cambio radical en tu vida, hazlo. Vuelve a plantearte lo que te hace feliz, qué debes hacer para lograrlo y ve por ello, que no te importe lo que opinen los demás.
giphy (9)

Sé que los cambios son arriesgados y que necesitas mucha fuerza y voluntad para lograrlos, pero a la larga es más perjudicial quedarte en tu zona de confort, sintiéndote frustrada, porque nunca lograste eso que tanto querías, es más porque nunca lo intentaste. Busca inspiración en algo, en alguien, en pláticas o en deportes algo que te estimule a sentirte mejor y a tomar acción y llevar las riendas de tu vida. Recuerda, somos las únicas responsables de la situación en la que nos encontramos.