Soltera otra vez

junio 22, 2017, In: Daliamente
0

Después de pasar por momentos difíciles, necesitaba un tiempo para pensar en las decisiones que había tomado recientemente, pues tantos cambios en mi vida habían hecho que las cosas se tornaran un poco confusas, me faltaba un tiempo para pensar y reflexionar lo que había estado pasando… Pensé en un sinfín de cosas, los buenos recuerdos se fueron acumulando en mí, como si cada uno se uniera automáticamente a la historia de mi vida. Entre tanto pensamiento, entre tanto ir y venir, no pude evitar hacerme la pregunta, ¿por qué preferí estar soltera otra vez?…

Quiero compartirles estas pequeñas reflexiones, tal vez a alguien en la misma situación le ayude como a mí. Decido estar soltera por…

Por no querer más inseguridades

Vivir con inseguridades propias es suficiente como para sumarle inseguridades amorosas. Es horrible la incertidumbre de no saber si está enojado por lo que dije en la mañana, o si va a estar de buen humor, o tener que pensar en lo que voy a hacer o decir para no desatar una Guerra Mundial, etcétera… A la larga se vuelve tedioso y cansado.

Porque todo se vuelve desgastante

Me identifico con muchas cosas, pero con lo que nunca lo haré es con el sufrimiento, a lo largo de mi vida  he aprendido que sufrir es una opción. Y los dramas en exceso son una tortura constante. Prefiero pensar que los únicos personajes dramáticos en mi vida los veré en las series de Netflix.

Por amor propio

Cuando se pierde la estabilidad emocional, se pierde todo. No estaba dispuesta a vivir más angustias que me causaran inestabilidad emocional. Además, una relación que ya no funciona no brinda tranquilidad y no se puede vivir bien sin esa calma.

Porque busco certezas

A veces el curso de la vida va tan rápido que llega el momento en que, como Mafalda, quieres parar el mundo y bajarte. Las cosas pasan tan rápido, que por momentos pierdes el objetivo, yo preferí tomar un respiro para dar el siguiente paso. Porque a veces no sabemos lo que queremos, pero la vida nos enseña qué es lo que nos hace daño y aprendemos a alejarnos.

Porque sé estar sola

Si algo no me hace completamente bien, lo dejo ir. La soledad ya no es un obstáculo al cual yo le tenga miedo, al contrario, muchas veces me visita y es una buena compañera, con ella puedo dialogar y, por loco que parezca, resulta ser buena consejera. También he aprendido a disfrutar de una tarde de domingo paseando por ahí en mi bicicleta.

 

Finalmente, pienso que si no estamos completamente felices en una relación es mejor alejarnos para poder valorar la situación y continuar con lo que venga. Las decisiones que tomamos en un presente definen al tipo de persona que seremos mañana.