No te pedí tu opinión

Qué incómodo es escuchar una opinión que no pediste sobre tu cuerpo, tus planes, tus decisiones… y no por la opinión en sí, sino porque casi siempre te agarran desprevenido y a veces no sabes qué contestar para no sonar grosero o violento. Sin embargo creo que cuando una persona se toma el derecho de opinar sobre tu vida sin que se lo hayas pedido, te da el mismo derecho de ponerla en su lugar inmediatamente. Por eso te comparto esta lista que hice en colaboración con algunos amigos, con sugerencias de posibles respuestas para que la próxima vez no te quedes callado. Créeme, ya me ha pasado y se siente horrible tener que soltar una sonrisita ante la “dichosa opinión” y morir de coraje por dentro.

  1. Mmmm ya.
  2. Ah, ok.
  3. Hace mucho vivía esperando tu consejo. (Tono sarcástico)
  4. No sabía que mi vida/cuerpo/decisiones afectaran tanto la tuya.
  5. Hace mucho dejé de ser complaciente.
  6. Es mi pedo/ es mi vida.
  7. Me vale madre lo que pienses, yo decido por mí.
  8. Que te valga madre mi vida.
  9. Deberías hacer un tutorial de cómo se debe vivir, no me lo perdería. (Tono sarcástico)
  10. Chinga tu madre, nadie te preguntó.
  11. Gracias por tu consejo, lo tomaré en cuenta.
  12. ¿Y a ti quién chingados te pidió tu opinión?
  13. Gracias, pero no me interesa lo que opines.
  14. ¿Sabes la diferencia entre una pizza y tu opinión? ¡Que la pizza la pedí!
  15. ALV (Ah, Lo Valoro)

Recuerda que nadie tiene derecho a hacerte sentir mal con sus opiniones o comentarios sin fundamentos y menos cuando tú no solicitaste que lo hicieran; eso aplica también para uno mismo. Vive y deja vivir. Esa es la clave para que no andemos soltando la lengua cuando nadie nos lo pidió.

¿Qué otras posibles respuestas pondrías en la lista?

Deja un comentario