Terminé con mi novio, ¿qué hago?

Sin duda un rompimiento es un proceso muy doloroso, pero no imposible de superar aunque así se sienta al principio. Es un duelo emocional que debes vivir con todo amor y respeto hacia ti, ya que por muy doloroso que esté siendo no puedes permitirte descuidar tu salud. 

Te dejo estas recomendaciones en caso de que estés pasando por esta situación.

1. Vívelo.
Vive cada emoción que estés sintiendo, no las evadas ni te distraigas con el famoso clavo que saca a otro clavo, eso no te va a funcionar y al final te hará sentir peor. Encuentra un momento del día en donde te sientas segura y tranquila de sacar toda esa ira, enojo y/o tristeza.

2. No huyas.
Lo primero que queremos es salir huyendo de ese dolor que estamos sintiendo. Por nuestra cabeza pasa cambiarnos de casa, de ciudad y hasta de país como si quisiéramos borrarnos del mapa; la mala noticia es que a donde vayas no podrás huir de ti. Mejor mantén la calma y quédate a sanarte y después con más calamita sin impulsos locos ya decidirás si lo mejor para ti es moverte.

3. No busques.
Si por tu parte hiciste y diste todo con total sinceridad y amor, no queda más que continuar tu camino y no rogar por amor. Si la persona decidió irse no busques, ni ruegues, porque tu autoestima se verá muy afectada y probablemente te haga sentir peor.

4. Pide ayuda.
Ir a terapia no es estar loco, es un acto de amor propio, es ser responsable contigo misma y cuidar de ti; es aceptar que sola no estás pudendo salir y que necesitas ayuda y qué mejor que ponerte en las manos de un experto que sin juicios te va a escuchar para que sanes la raíz de los problemas. Pedir ayuda no es de débiles, es de personas responsables y sanas. Recuerda que un terapeuta no te va a resolver la vida, esa la resuelves tú con decisiones sanas y conscientes y con el compromiso de querer estar bien. Ve con la mente abierta y con la voluntad de salir adelante.

5. No atentes contra ti.
Cuando caemos en este tipo de situaciones solemos recurrir a la autodestrucción porque parece que el dolor todavía no es suficiente; entonces dejamos de comer, o comemos en exceso, recurrimos a drogas, a alcohol, a vicios horribles y dañinos que al final ni nos aportan nada y al contrario nos pueden enfermar más. Come bien, en la medida que puedas sal de tu habitación y toma una pequeña caminata y el día que sientas un poco más de ánimo, haz un poco más de ejercicio. Manténte activa pero consciente de no evadir.

6. Cuéntaselo a quien más confianza le tengas.
Si por el momento pagar por un terapeuta no está dentro de tus posibilidades, apóyate en las personas que te aman y que quieren verte bien. Seguramente habrá personas que te juzguen, que te regañen, que se enojen contigo y te hagan sentir mal por extrañar a tu ex… ignóralas y quédate sólo con aquello que te sirva para seguir adelante, es tu proceso y no eres la única ni la última persona que pasará por esto.

7. Ponte límites.
Reconozcamos que nos encanta el drama y echarle sal a la herida con canciones, cartas y fotos, no está mal, es parte del proceso. Pero no te quedes ahí, ponte como meta un límite de tiempo para llorar todo lo que necesites y después seguir adelante.

8. No todos son iguales.
Amiga, date cuenta que no todos son iguales, quizá los que tú eliges sí son iguales porque ¡ah cómo nos encanta repetir patrones! Probablemente ahorita no te des cuenta y estés muy enojada con todos los hombres, pero los demás no tienen la culpa de lo que estás pasando. Tómate un tiempecito para sanar tus heridas antes de involucrarte sentimentalmente con alguien y mejor reflexiona qué aprendiste de tu pasada relación y de los errores que cometiste tú para no volverlos a repetir con alguien más. No se vale ir por la vida descargando las emociones que no sabemos manejar y lastimar a las personas.

9. No stalkees.
Sé que es muy difícil resistir las ganas de querer saber qué está haciendo la otra persona, pero créeme que eso sólo te daña y te mantiene en un círculo vicioso. Mi recomendación es bloquear a tu ex de todas las redes sociales, al menos en lo que dura tu proceso. Si después con el tiempo y ya sanadas las heridas vuelven a encontrarse, está bien, pero por el momento aléjate de cualquier noticia que tenga que ver con tu ex, pídele a tus amigos que no te informen nada de lo que ellos estén enterados. Recuerda que tú tienes un proyecto, TU SALUD, enfócate en ello.

10. Perdónate.
No vale la pena cargar con tantas culpas por malas decisiones del pasado, eso ya pasó y nada puede cambiarlo. Mejor aprende la lección y perdónate, que la vida sigue y aún hay mucho por descubrir y aprender.

11. No cierres tu corazón.
Es normal sentir un chingo de miedo después de terminar con alguien, porque obvio lo que menos queremos es que nos vuelvan a lastimar y entonces decidimos cerrarnos a toda posibilidad de conocer a gente nueva. Date la oportunidad de volver a amar.

12. Agradece.

Recuerda que todo en esta vida es temporal, que las personas no nos pertenecen y que nada dura para siempre, que cada persona y situación tú misma la generaste para conocer una parte de ti. Agradece internamente a la persona con la que compartiste una parte de tu vida, por que te mostró partes de ti que necesitabas reparar; de corazón desea su bienestar, porque todo lo que sale de nosotros es lo que llevamos dentro. 

Desde aquí espero que sientas mi abrazo sincero, recuerda que no estás sola y que vamos un día a la vez y como dijera Cerati: Poder decir adiós es crecer.

Vas a estar bien.

Deja un comentario